Era nochebuena, frío y festivo puede que haya sido el ambiente en 1818 en la iglesia de San Nicolás en Austria -hace exactamente 200 años- cuando se entonó por primera vez, en alemán, lo que se convertiría en el villancico más popular a nivel mundial: “Noche de paz”.

La letra fue escrita por el músico austriaco Joseph Mohr en 1816. Sin embargo, la llevó con el maestro de escuela y organista de la iglesia Franz Xaver Gruber para pedirle su ayuda con la composición musical y el acompañamiento con la guitarra.

Austria, 200 años después, ha planificado una agenda cultural para celebrar el éxito del tema navideño. Entre los más de 600 eventos se encuentran la realización de exposiciones, conciertos, películas, obras de teatro, conferencias, simposios y publicaciones en los que estará presente la historia y las leyendas que esta canción ha traído consigo.

Noche de paz, noche de amor
Todo duerme en derredor
Entre los astros que esparcen su luz
Bella anunciando al niño Jesús

Y así se ha entonado durante años y en más de 300 idiomas y dialectos, en cada navidad, esta canción. Sin importar la situación por la que se esté pasando, sigue siendo una letra que llama a la esperanza y a la alegría que traen estas fechas. Se estima que las traducciones de la letra superan las 300 por su gran popularidad. La lírica cuenta con una fácil interpretación y su brevedad hace que sea más sencillo hacer las adaptaciones.

“Noche de paz” se llegó a convertir también en Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la Unesco.

Es tan real su mensaje de paz y esperanza que durante la Primera Guerra Mundial fue cantada en inglés y en alemán por algunos soldados durante la Tregua de Navidad en 1914. Este era el único villancico que conocían tanto en el frente del Imperio alemán como en el del Imperio británico.

Artistas a nivel mundial también han entonado estas estrofas, como Christina Aguilera, Andrea Bocelli, Laura Pausini, Pandora, Raphael y Karol Sevilla.

La autoría del tema para Mohr y Gruber no se aceptó de inmediato, pues muchos dudaban de su verdadera procedencia, al ser imposible que dos personas de origen tan humilde hubieran realizado este himno de la navidad mundial.

La Iglesia de San Nicolás en Austria es actualmente la Capilla Memorial Noche de Paz. Este cambio se realizó luego de que el templo fuera destruido a principios del siglo XX por una inundación. Finalmente, se decidió homenajear al padre y al maestro que dieron otro sentido a estas fechas destinadas a celebrar la natividad.